La PNL es una herramienta eminentemente práctica que aplica el conocimiento que tenemos del funcionamiento de la mente humana al desarrollo de habilidades y capacidades de las personas en los diferentes ámbitos de nuestras vidas.

Nuestros pensamientos nos abren o nos cierran a unas u otras experiencias, y que éstas, al revivirlas, generan en nosotros emociones que provocan la secreción de hormonas y, en general, toda la química que configura nuestro cuerpo. Así, en función del tipo de pensamientos con el que habitualmente generamos en nuestro día a día y de su gestión, gozaremos de una mejor o peor salud.

La gestión de nuestros pensamientos y emociones determinaran nuestra capacidad para alcanzar los objetivos o metas que nos propongamos, así como el grado de motivación con el que nos movamos hacia ellos y el nivel de estrés con el que nos enfrentamos a nuestras tareas y actividades diarias.

Por otro lado, nuestros pensamientos y emociones están vinculados y se reflejan a través de nuestro lenguaje. La manera de comunicarnos influirán en nuestras conductas, y en nuestra disposición ante la vida y sus acontecimientos. En este sentido, la gestión de nuestros pensamientos, emociones y el uso del lenguaje nos permitirán alcanzar grados de excelencia en la comunicación eficaz.

De esta forma, si aprendemos PNL para la gestión a la que nos estamos refiriendo, podremos gestionar también nuestras emociones, una cuestión fundamental para obtener un alto rendimiento, para vivir sin estrés, para mejorar las relaciones sociales, familiares y para ser más felices.

¿Y cómo es posible todo esto?

Los seres humanos somos una unidad en la que lo cognitivo, lo emocional, lo físico, lo energético y lo esencial o espiritual no se vive de forma independiente. La armonía entre todas estas dimensiones que nos configuran hacen posible la consecución de nuestros objetivos, el alto rendimiento, la salud y la felicidad. La PNL es una herramienta que nos ayuda a lograr esa armonía porque pone en contacto lo evidente y consciente (lo que se ve), como nuestras conductas,  con lo no evidente e inconsciente (lo que no se ve), como nuestras capacidades, creencias y valores, nuestra identidad, etc.

¿Para qué sirve, entonces, la PNL?

Para desarrollarnos como personas y poner en juego todo nuestro potencial pudiendo alcanzar de esa manera la excelencia en aquellas áreas de nuestra vida en las que queremos mejorar.

Os dejo un ejemplo de cómo explica una madre a su hijo de forma sencilla cuando le pregunta qué es la PNL:

Un niño le preguntó a su madre: " ¿qué es la PNL?"

Su madre dijo: "te lo voy a decir en un momento, pero primero tienes que hacer algo para que puedas entender.

¿Ves a tu abuelo allí en su silla?"

"Sí", dijo el niño.

"Ve y pregúntale cómo está su artritis hoy".

El niño fue a su abuelo y le preguntó: “¿abuelo cómo estás de tu artritis hoy?”

"Oh, un poco malo, hijo", respondió el anciano. "Siempre es peor en un clima húmedo. Apenas puedo mover los dedos hoy ". Una mirada de dolor y tristeza cruzó su rostro.

El chico volvió a su madre y le dijo: "me dijo que un poco malo”. Creo que le duele mucho.

¿Vas a decirme qué es la PNL ahora?

"En un minuto, lo prometo", respondió su madre.

"Ahora ve y pregúntale a tu abuelo que fue la cosa mas graciosa que hiciste cuando eras muy pequeño".

El niño fue a su abuelo, "abuelo", comenzó: “¿qué es lo más gracioso que recuerdas cuando era muy pequeño?"

Al viejo se le iluminó su rostro. "Oh, él sonrió. Hacias un montón de cosas muy divertidas y graciosas. Recuerdo el momento en que tú y tu amigo Papá Noel jugaron echando talco por todo el baño fingiendo que era la nieve. Me reí mucho y más pensando: “menos mal que yo no tengo que limpiarlo". Se quedó en la distancia con una sonrisa y seguía con su rostro iluminado reviviendo el recuerdo.

Recuerdo también un día que te llevé a dar un paseo. Fue un día precioso y estabas cantando una canción de cuna que habías aprendido. La cantabas una y otra vez en voz alta.

Un hombre que estaba paseando te dijo que eras muy pesado y te dirigió una mirada perversa. Pensaba que estabas siendo demasiado ruidoso. Me pidió que te dijera que estuvieras callado que tenía ya la cabeza ardiendo de tanto escucharte. Te diste la vuelta y le dijiste: "si no te gusta cómo canto, puedes ir y hervirte la cabeza".

Y aún más fuerte... “el viejo se rió por lo bajo”.

El chico volvió a su madre. "¿Escuchaste lo que dijo el abuelo?", preguntó.

"Sí", respondió su madre. “Has cambiado como se sentía con unas pocas palabras, has cambiado su estado emocional”.

Eso es la PNL.

Mari Cruz Serrano
Directora Fundadora de Innov-arte Coaching & PNL®.

Si quieres profundizar en la Programación Neuro Lingüística te invitamos a informarte de nuestros cursos Licensed Practioner PNL y Master Practitoner PNL

Formulario de Contacto

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de protección de datos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si continúa navegando o pulsa el botón "Aceptar" dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Uso de cookies.