La Programación Neurolingüística y el Coaching son herramientas muy rápidas y eficaces para mejorar tu autoestima, confianza y seguridad trabajando desde tu “Ser” interior, para llegar a profundizar en tu propio autoconocimiento y descubrir que subyace debajo, qué intención positiva está desempeñando en nuestro inconsciente, qué creencias, emociones y patrones mentales se repiten en las diferentes situaciones y experiencias de tu vida, accediendo a recursos y aprendizajes olvidados, creando nuevos enfoques y conductas más satisfactorias.

Para ello, vamos a ver primero…

¿Cómo está tu autoestima?

La baja autoestima es en realidad un trastorno del pensamientoen el cual un individuo se ve a sí mismo como inadecuado, indigno, no digno de amor, y/o incompetente.

La autoestima puede ser definida como la valoración que hacemos de nosotros mismos, ésta se va forjando a lo largo de la vida, principalmente en la etapa de la infancia y adolescencia, cuando un individuo está desarrollando su visión básica de sí mismo y de sus atributos.

Tener una baja autoestima se considera una distorsión del pensamiento, o sea, una forma de pensar que no es correcta sobre su persona. La baja autoestima puede generarnos tristeza, sentimiento de culpa, melancolía, depresión, timidez, y otros sentimientos negativos.

Las consecuencias de tener una baja autoestima pueden afectar a nuestras emociones, a nuestra salud y a nuestra vida. Son un obstáculo para poder triunfar y lograr el éxito en nuestra vida profesión y personal.

Sin embargo, algunas veces no nos damos cuenta de todo lo bueno que tenemos, pues nos bloquean nuestros complejos, los sentimientos de culpa y los pensamientos negativos hacia todo lo que somos, hacemos o dejamos de hacer. Aumentar la autoestima es vital para que nos sintamos bien con nosotros mismos.

La forma en que nos vemos, afecta a cómo nos sentimos, y a la vez, a la forma en que nos relacionamos con el mundo.

“Vemos el mundo no por lo que es, sino por lo que somos”

¿Cómo puede ayudarte el Coaching y la PNL a mejorar tu autoestima?

1. Querernos y respetarnos

Querernos y respetarnos es el primer paso para poder cambiar nuestra vida de forma positiva y aumentar nuestra autoestima, ya que si no, va a ser imposible que nuestra autoestima mejore.

Mejorar la valoración de nosotros mismos pueden ayudarnos mucho, un ejemplo de ello puede ser no compararse con otras personas.

Tomar conciencia de las comparaciones con nuestro entorno o las personas que nos rodean también nos pueden llevar no solamente a tener baja autoestima, sino también a perder nuestra identidad. Siempre hay gente más exitosa que nosotros o que tendrá más y le irá mejor en la vida, por esta razón es importante no vivir según la vida que otros individuos poseen o compararnos con ellos o tener sus mismos objetivos. Debemos tener nuestra propia identidad y crear nuestros propios proyectos personales para la vida.

2. Transformar los pensamientos negativos en positivo

Otra manera de mejorar el problema de autoestima es cambiar nuestra forma de pensar, transformar nuestros pensamientos negativos en positivos. Las personas que tienen la autoestima baja, tienden a dar rienda suelta a pensamientos negativos sobre su persona. Se desvaloran, piensan que son poco capaces, que los demás son mejores.

Ten paciencia contigo mismo y sobretodo sé muy flexible y comprensivo. Siempre tendremos obstáculos en nuestra vida y problemas difíciles de resolver, sin embargo, estos obstáculos pueden ser tomados como un aprendizaje en el camino de la vida que tenemos que recorrer.

Tu peor enemigo está dentro de ti, no para de sabotearte y decirte: “no eres capaz”, “no puedes”, “no te lo mereces”, “no eres válido”, “lo harás mal”, “eso no es para ti”, “no lo intentes”…. Sustituye a ese enemigo, por un aliado que te valore y te diga: “eres capaz”, “puedes hacerlo”, “te lo mereces”, “te quiero”, “eres genial”, “inténtalo y si no sale bien no pasa nada, irás aprendiendo y acabarás haciéndolo bien”….

Si te acostumbras a ser tu aliado en vez de tu enemigo, notarás más seguridad, ya que, tus pensamientos, son determinantes para a creer en ti y crear la realidad que quieres tener en tu vida.

3. Aceptación

La aceptación es otra manera de mejorar y sentirnos mejor con nosotros mismos. Debemos aceptar nuestro cuerpo, forma de ser, y aceptar lo que tenemos. Esto nos ayudará a cambiar y mejorar para poder comenzar a vivir una vida plena y satisfactoria.

Sin aceptación, no hay bienestar ni seguridad. Cuando no aceptas tus defectos, éstos se hacen más fuertes, en cambio, cuando empiezan a reconocerse y a aceptarse, es cuando curiosamente se van minimizando.

La perfección muchas veces es una causa de falta de aceptación. Nos inculcan que tenemos que estar siempre estupendos, aunque no nos demos cuenta, y esa es una de las causas que puede provocar falta de aceptación personal. Todo en la vida tiene su lado bueno y malo, en todo hay una balanza de pros y contras.

Debemos saber que todos tenemos un lado bueno y malo, tanto físicamente como en rasgos de la personalidad. Acepta que eres humano y como todos, tienes tus cosas buenas y también malas.

Aceptarse es no sentirse molesto por cosas que no nos gustan de nosotros mismos, sino que aunque nos gustaría cambiar ciertas cosas, somos capaces de no rechazarlo y aceptar que en este momento soy así, sin molestias, angustias ni sentimientos negativos.

Debemos aceptarnos, aún cuando no nos gusten cosas de nosotros mismos. Debemos querernos igual y trabajar para mejorar lo que haga falta, sin sentimientos negativos, sino con amor.

4. Autoconocimiento

Si uno no se conoce, no se puede querer. ¿Alguna vez has querido a alguien que no conocías?. Es poco probable, ya que el amor sale a la luz ante el conocimiento y descubrimiento emocional.

Es muy importante que sepamos cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades, ya que si no lo sabemos no podremos avanzar en nuestro propio autoconocimiento. Muchas veces uno mismo no es capaz de mirarse de una manera realista, ya que la baja autoestima puede distorsionar la realidad.

En ese caso, sería necesario contar con la ayuda de un profesional, no sólo de confianza, sino que tenga los conocimientos para poder ayudarte. Una vez sabemos quiénes somos y hacia dónde vamos, podemos ponernos en marcha para vivir con efectividad.

5. Mimar nuestra autoestima

Tener una sana autoestima es primordial para cualquier ser humano, ya que, nos enfrentaremos a la vida con mayor confianza y alegría, eso hará que logremos nuestras metas y se nos abran más puertas y por lo tanto, nos sentiremos más realizados.

6. Crea un sistema para recordar los logros

Si tenemos baja autoestima, es probable que nos “olvidemos” rápidamente de nuestros logros, afectando negativamente a cómo nos vemos y sentimos.

Si creamos un sistema que nos permita recordar nuestros dones y habilidades positivas, reviviendo experiencias y situaciones de logro, estaremos enviando mensajes a nuestro inconsciente y  creando nuevos patrones de seguridad y confianza, anclando estos estados para poder acceder a ellos siempre que los necesitemos en cualquier momento de la vida.

Encuentra todas tus buenas cualidades y recuerda los éxitos y logros que has logrado en tu vida, por pequeños que a ti te parezcan. Tener presentes esos buenos pensamientos te ayudará a valorar tu persona y elevar tu autoestima.

7. Darte valor

La clave está en darte valor por lo que eres como persona, por tus valores, tu forma de ver la vida, tu forma de tratar a los demás, tu bondad, tu integridad, fidelidad, etc.

Se puede tener una sana autoestima sin necesidad de tener grandes cosas exteriores, porque lo que importa no está ahí fuera, sino que está dentro de uno mismo. Eres un ser único y todos poseemos virtudes, lo que pasa es que algunas personas no son capaces de verlas porque están muy enfocadas en los defectos.

Debes adoptar el hábito de valorarte a menudo interiormente por las cosas buenas que tienes, por las cosas que vayas consiguiendo, y no es necesario que sean cosas grandes, cada pequeña cosa es un gran logro en tu camino que va aumentando tu confianza y seguridad, aumentando tu autoestima.

8. Asume tu propia responsabilidad

Cada persona debe asumir su propia responsabilidad. No vale echarle la culpa a los demás de nuestras inseguridades y problemas. Los demás nos influyen, pero al final es uno mismo quien hace sus propias elecciones y no los demás, por ello somos nosotros los responsables de nuestra vida.

“Lo que pasa afuera es una cosa, pero luego tú eliges qué hacer con esa situación”

Mientras sigas pensando que el problema está en los demás y no en ti, no ganarás autoestima, no te pondrás en marcha para cambiar, en cambio, si empiezas a asumir tus propias responsabilidades empezarás a hacerte cargo de tu vida y a atreverte a tomar decisiones para cambiar lo que no te satisface.

Esas acciones que empieces a hacer para mejorar tu vida, te dará la sensación de amor propio, porque ya estarás haciendo algo para ayudarte a ti mismo, y comenzaras a sentirte bien contigo mismo, con los demás y con el mundo que te rodea.

9. Tener un propósito y un camino a seguir

Debemos plantearnos metas y crear planes de acción para acercarnos a ellas, ya que, sin un propósito de vida y una dirección, no podrás desplegar tus herramientas para conseguir tus objetivos, y eso hará que te estanques en tu desarrollo personal.

10. Cuídate y recompénsate

Cuídate con una dieta equilibrada, practicando ejercicio, disfrutando de lo que te apasiona, escuchando tus deseos, persiguiendo tus sueños, dándote algún capricho, siendo capaz de decir “no” cuando así lo desees.

Y además de cuidarte, no olvides recompensarte.

Mari Cruz Serrano
Directora Fundadora de Innov-arte Coaching & PNL®.

Formulario de Contacto

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de protección de datos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si continúa navegando o pulsa el botón "Aceptar" dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Uso de cookies.